Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

2.2.07

La crítica disparatada y el crítico adiestrado

Me asombra lo sencillo que es criticar y en más de tres sentidos, me aterra. Pero ahora no quiero concentrarme en la crítica simplona y chismista del qué dirán, del quién-anda-con-quién y demás rumores de cafés (ya no podemos decir que de lavadero, artefacto de museo), sino del quehacer literario, cinematográfico y pictórico, que es el que —se supone— nos debe de interesar.

Hay varias preguntas (recurrente figura usada en mi blog) que hay que tomar en cuenta antes de criticar:
1. ¿En qué basas tu crítica? Dos vertientes aparecen: investigación vs creación. Los críticos investigadores hablarán del punto de vista, siempre impersonal, de la creación según Gadamer, Derridá, Bajtín, Ricoeur y demás. Teniendo de apoyo a estos teóricos, intentarán demostrar una crítica válida y si son muy arrojados, incluso propondrán algo. Puedes basarte también en la creación, y sobretodo usar un método comparativo: el libro es como tal, el tema se desarrolla como tal. Yo escribí algo como tal y tal. En el texto están las figuras tal y tal. Incluso mezclar intertextualidad con obras similares (no me salgas con que Amores perros y Beethoven son obras paralelas unidas por el uso del canino) o trabajar con otras obras del mismo autor. Yo prefiero la segunda: porque es más divertida y porque me parece más "libre". Es difícil hacer un buen análisis usando teorías, ya que muchas veces el resultado parecerá forzado, metida en las mangas del chaleco; también puedes caer en alguna "trampa" como asegurar que si Propp menciona —por decir— que el pelo largo en las princesas es siempre dorado y que esto lo relaciona con el oro, entonces el tipo de pelo largo y rubio que sale en la película se relaciona con la fortuna. El método creativo también tiene desventajas: puede sonar demasiado disparatado, como una metralleta tirando balas al vacío, a ver si alguna atina. Ambas son válidas y peligrosas.
** Como colorario: es bien diferente estar afuera, en el frío inclemente, a estar adentro, con el calentador a tus pies. Ayuda mucho conocer los procesos creativos cinematográficos, literarios y pictóricos, para criticar una obra.

2. ¿Cuál es tu propuesta? El fundamento de toda crítica, debe ser la propuesta. ¿Por qué alguien quiere criticar sin proponer algo? A esto, lectores, se le llama crítica malsana, en la cual casi nos ahogamos todos los días. Si algo te gusta o no te gusta, debes decir la razón. No quiero estar escuchando tus humores intelectuales y tus desplantes llenos de palabras "cultas", no me importa si te gustó o no; quiero razones. Y razones inteligentes, no ambigüedades como que hablaban francés, estaba aburrido, tenía sueño, ayer soñé con el osito Bimbo, mañana tengo un examen. Puedes hablar del color, de la técnica, de la estructura, del cambio de narración; o sino, simplemente, argumenta tu hipótesis. Seamos inteligentes, por favor.

3. ¿Por qué te basas en antecedentes antes de ver la obra? A veces hay rasgos estilísticos que nos molestan y no está mal. Conozco gente que repugna la sangre de Kill Bill y otros que aman hasta el cansancio la mielosidad de películas de Disney en donde ya sabes, desde el primer cuadro de la película, lo que va a pasar al final. No está mal, no lo critico, pero para mi juicio debemos de estar un poco más abiertos a estos elementos. O sea, no negarnos a ver algo en lo que sabemos que hay mucha sangre, ni tampoco ver hasta el cansancio la misma película repartida en muchas estructuras en la que ya sabemos lo que sucederá. Las sorpresas están por todas partes. No podemos juzgar algo por lo que nos han dicho o por lo que hemos visto antes: hay que verla con tus propios ojos. Tampoco hay que juzgar por el actor, el director, el escritor. He escuchado críticas al Quijote de gente que sólo ha visto caricaturas del personaje. Por favor. O críticas de remakes que nadie va a ver porque consideran que el actor original era mucho mejor. Ok, cada quien sus gustos: sólo propongo apertura y seriedad.

Ojalá que con estos consejos evitemos a futuros críticos adiestrados y a las, aún más penosas, críticas disparatadas.

2 comentarios:

Mel dijo...

Estoy en total acuerdo con sus propuestas. Hay que fudamentar cada cosa que se dice. Lo que escribiste me recordó mucho mucho a una persona que tu y yo conocemos, que siempre utiliza plabras extrañas para complementar su opinión y para que uno piense "wow, él sí que sabe" jajaja.

Un abrazo juerte juerte.

Cyn dijo...

Creo que sí estaba enojado... aunque eso no significa que esté equivocado... Y sí, yo también pensé en muchas personas cuando leí su texto... así que no digo más.

Saludos!

No me he ido, sigo aquí =S