Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

30.6.07

Hacer literatura

Dejemos de hablar de literatura y hagamos literatura. ¿Por qué la condenamos, por qué la suscribimos, por qué la catalogamos cual etiquetadores sin trabajo? (Y, mientras digo esto me contradigo al mismo tiempo). Dejemos de hablar, basta ya de charla, el mundo lleva milenios hablando y decenios escribiendo, la lengua le lleva muchos años luz de ventaja a la pluma. Si algo he aprendido en los últimos años es que nadie tiene la razón, nadie sabe lo que dice, ningún personaje me va a poder decir quécómoquécómoporqué se escribe, qué es lo correcto e incorrecto sobre todo en la literatura. ¿Cómo algo que digo va a estar mal? Es imposible pensar que los acontecimientos, las respuestas a un examen, se puedan contestar como bien o mal. Digo, si hablamos de subjetividad... si pienso en las cosas que a mí me funcionan, como ver televisión, tener un pez apodado El Patriarca, ver series disímiles, tirar la basura en su lugar, y eso a mí me hace feliz y puedo traducirlo en un intento, desesperado como las esposas, de hacer literatura, ¿qué importa el mundo? Si a otros les funciona hacer pilates, saltar en un pie, conocer gente extraña, viajar en bici, bien por ellos. Pero no me obliguen a vivir en su mundo, a pensar en su pensamiento (¿Se imaginan lo terrible de estar dentro del pensamiento de alguien más? Escalofriante). Estoy harto de que todos quieran que pienses como ellos, de decidir su camino. ¿Escoger? Yo escojo no escoger la vida. Escojo algo más. Filosofía Trainspotting.

Fuera los celos. Fuera las envidias. Fuera los gritos injustificados, las falsas promesas, los indicios tramposos. Fuera los engaños a uno mismo que nadie se lo cree. Fuera los que titubean. Fuera los que hablan de ética y esconden la piedra. Fuera la propia mente. Fuera tú mismo para ser tú. Fuera los miedosos. Admito que yo he sido todo esto, pero admitirlo es tener una parte ganada. Reconocerlo y saberlo para no volverlo a hacer. Prevenir. Elegir.

¿Y si elegimos todo al mismo tiempo?
Leer todo lo escrito, navegar todo internet, conocer todas las pinturas, oler todos los olores, amar a todo el mundo, ver todas las películas al mismo tiempo, explorar la vida. Seamos negros y blancos, pero basta de lo gris. Seamos arriba o abajo, pero no una flecha en ambos sentidos. Todo, sí, pero todo lo que tú desees y no lo que los demás esperen de ti.

LLORAR, llorar cuando haya que llorar, VOMITAR si se tiene la fuerza de abdomen y de vida, TIRARSE al suelo a mitad de la calle y quedarse allí hasta que alguien te levante (hasta que a alguien le importes), MUTAR en una especie nueva que intente pensar (que intente, sólo eso), GRITAR hasta que las cuerdas vocales sangren, TEMBLAR de miedo y no hacernos los valientes ante las adversidades, SALIR adelante reconociéndonos. VIVIR como si supieras que en la calle te vas a encontrar a tu artista favorito.

Hagamos, intentemos, literatura. Por favor.

2 comentarios:

Mely dijo...

Esta entrada huele a enojo, a cambio y reflexión.

Opino que no hay que intentar,hay que hacerlo.

Durante algun tiempo me vi rodeada de intentos: de cambiar mi vida, mis relaciones, mis ideas. Rodeada de intentos de amigos, de cariño. (demasiado triste)

Es bueno tener la intención, pero es mejor dar el paso.

Besos...

Cyn dijo...

Ay me ha hecho llorar =..(

Cuántas veces no lo hemos intentado, cuántas veces hemos intentado VIVIR... y cuántas lo hemos hecho...

ay... me quedo en puntos supensivos

...