Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

5.3.08

Me sirves como metáfora

La alusión que hice hace dos textos, era porque hace dos textos quería escribir este texto, pero una extraña necesidad (¿necesidad? ¿qué es la necesidad? Again!) me hizo salirme por la tangente, cuadrante B, y redactar eso que redacté. Ahora, después de la veladita de jazz, un poco de familia estresante, algo de Elliott Smith (lo conocí gracias a Los excéntricos Tenenbaums) en el Winamp, todo esto de background, puedo escribir con libertad y con tapujos.

Me sirves como metáfora, tus ojos negros son algo así como el olvido, tu mirada es algo así como el niño que no termina de ahogarse y que es continuamente salvado por el adulto en turno que lo está vigilando. Tu vida representa la vida del amor, del idealismo y del romance, la comunicación con la naturaleza.

Y ahora te imagino con tanta fuerza, dando vueltas en una playa llena de arena blanca, descalza pero con una gran sudadera blanca, persiguiendo feroces cangrejos, saltando de un lado a otro para espantarlos o para espantarte, necesitando de un abrazo fuerte que sólo yo puedo darte, y entonces juntarnos dos veces, mirar hacia el sol que estará en su máximo esplendor y así todos seremos parte de una alegoría y alguien podrá vernos y pintarnos en un retrato. Porque sólo así, en ese retrato seremos perfectos. La inmortalidad, falsa como todas las cosas que suceden en la tierra, nos dará un aire de extrema delicadeza, de encuentro arreglado con el destino, y seremos la monarquía del alma, juntos decidiremos el destino de todas las almas, si una va a volverse fuego, si otra encarnará al espíritu del agua, si lo más adecuado para ella será, como siempre estuvo sujeta a las reglas, sí, ella será aire. Esta alma será la uña de una reina, esta otra será el dulce que un niño recordará toda su vida, la última será la carta de amor más bella de la historia. Y nosotros seremos todas ellas, y todas ellas serán nosotras y en una sola voz y con un sólo Dios nos uniremos, seremos un círculo, limadas nuestras aristas imperfectas, pasaremos a formar una parte, La parte que será sólo una y una será.

No puedo imaginarte más de la forma correcta. Eres amorfa, tus ojos parecen dos cadenas, la nariz es un bulto, los ojos ahora salen de sus cauces y son peces gigantescos que mueven la cola, pájaros de alas pequeñísimas que aletean desesperados mientras su dolor se hace tan agudo. Una aguja clavada en el pecho, la sangre saliendo en hilitos finos, hasta que nos secamos.

Necesito protegerte para protegerme de mí mismo.

A veces el encarcelado prefiere su celda que la libertad.


1 comentario:

Mely dijo...

Me gustó muuuuuuucho (mely vaquita) este textito!!

Vas a decir "tú ta loca" pero es como si fuera un texto dedicado para tu futura hija. jeje

me gustó mucho, es todo tierno!!