Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

5.3.08

Regreso no tan triunfante pero sí campante

Después de un largo largo largo trecho sin escribir en el techo (apróximadamente tres meses), heme aquí de vuelta para contar lo que siempre se ha dicho, para decir lo que todos saben, para cantar la canción que conocemos. Hablemos, pues.

¿Por qué esperar tanto? Por ti, escritura. Recordé, precisamente hoy, que el fin de la escritura para el escritor no debe ser otro que la satisfacción de una necesidad. Necesidad, palabrita curiosa. Necesitar es el ansia de querer algo, algo indispensable para continuar con tu vida. Necesitamos comida o nos llega la muerte. Necesitamos respirar, idem. Y viene la pregunta que ya se han formulado: ¿necesitamos escribir?

Existimos en un mundo plagado de símbolos y metáforas volando por el aire (tú, ahora, me funcionas como una). Conocemos la letra, usamos la lengua para hablar y Huidobro ya nos advirtió que para eso no era. Nos comunicamos. Nos reímos, amamos, pensamos. Usamos esas cosas raras que supuestamente significan un sonido y que forman palabras y que sirven para que el otro nos haga caso. Bien. ¿Y si no existiera nada de esto? ¿En realidad es necesario saber lo que piensa mi vecina sobre la irregularidad en las tuberías o la opinión de un experto que delira sobre la música? ¿Qué hacen las palabras, sino limitarnos? Limitamos a nuestro cerebro al lenguaje, siendo que su potencial y su fuerza pueden llegar a niveles estratosféricos. ¿Dónde quedan los sentidos, la intuición, el presentimiento, la voluntad? Hablamos de desarrollo de mente, pero la inteligencia es sólo un recurso para que los tontos se sientan miserables y los "listos" se crean superiores. En algún lugar leí que inteligente era la persona que sabía resolver problemas (y no precisamente los algebraicos). Conozco gente inteligentísima que sabe sacar adelante cualquier situación, pero que sus habilidades con una hoja y un papel son pocas. A la hora de presentar un examen o al momento de enfrentar una pregunta ante el profesor titubean y fallan. ¿Cuál es la verdadera inteligencia?

Escribir. Escribir. Dejar algo para la posteridad. Publicar. Retar. Intentar. Decidir. Decidir. Decidir. Acciones rápidas. Busca tu certero entorno y sosiégate. Trazos finos. Pluma de carbón. Díganme, ¿cuál es la necesidad de escribir? Sacar esto que piensas, esto que invade tu mente y no puedes permitirle otra salida que no sea la de golpear a alguien o caminar como un cangrejo por horas. ¿Por eso escribo? Tal vez. No quiero pasar el resto de mi vida pensando en lo que comeré mañana.

1 comentario:

Mely dijo...

Jesé escribe tre jolie!!!
Para mí escribir es una forma de escape,es como cuando he estado a punto de ahogarme, trago agua y luego alguien me ayuda a escupirla.

A veces me lleno de recuerdos, rostros, platicas, olores, calles, momentos. Y no sé cómo acomodarlas en mi cerebro, que de repente se satura, hasta que de repente llega ese algo o ese alguien que me ayuda a sacarlo, la escitura.

Todo mi amor!!