Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

20.4.08

Pensar

No me gusta decir "un escritor debe", "un cuento debe" o "un extraterrestre debe", pero creo que debo hacer esta entrada.

Un escritor debe amar el pensamiento; no puedo concebirlo de otra forma. El filósofo vive del pensamiento, mas el escritor debe amarlo, respetarlo y profanarlo al mismo tiempo, retarlo con juegos de palabras y desviarlo con sofismas (bueno, eso también es parte del filósofo). El escritor vive de la imaginación: la creación es su alimento. Por eso debe amar el pensamiento y creo que si hay algo que se relacione con el escritor es la Lógica. Cuántas veces hemos escuchado eso de que los textos deben tener veracidad entre ellos, deben seguir cierta regla interna. Ahora:

(siempre tengo puras ideas divagadas) lo peor de esto, el caso feo, el hijo que se parece más al papá, en fin, lo que nos debería de dar vergüenza es que nosotros escritores ni siquiera amamos a la literatura, porque somos tan egoístas que no vemos la paja en el ojo ajeno, sino que andamos con nuestro espejito acomodándonosla más y más en el ojo, para que todos la vean y exclamen y griten y naden en nosotros. Pero es que esta entrada no es para escritores, sino para frustrores. Es que, es que, es que nadie ama el pensamiento. Los escritores DEBEN amarlo, ya lo repetí, pero el resto de la gente al menos debe conocerlo. Y a nadie le gusta pensar (pero pensar bien, inducción, deducción, hipótesis, no sé, crear), ni un poquito, ni en lo que ocurrirá en la trama de la película o lo que seguirá en el siguiente capítulo de tu serie favorita o cualquier cosa que les cause el mínimo de rigor mental. Bueno, eso sí, pensar en con quién tu novia te put the cuernos, eso sí, todo el día, o el fin de semana y todo el holiday, eso sí.

Sólo estoy enojado, that's all.
Yo pienso que tampoco pienso, así que para qué reclamo.

3 comentarios:

El umbral del desierto dijo...

A que don jesè. Primero, yo no soy un filòsofo, pero tambièn este debe amar al pensamiento. No sabe don gato, se da cada caso. Por otra parte, creo que pasa esto otro, nadie ama el pensamiento profundo. Ahora se vive asì, de un lado a otro, en ese deberìamos pensar todos. Pensar en la novia en con quien nos puso el cuerno. Pero eso no es todo, porque me puso el cuerno, dame razones motivos, crea una historia con el engaño, màtala, hazle el amor, viloentala, quitale sus muñecos de peluche. Bueno, yo tambièn no pienso mucho.

Anónimo dijo...

Mi estimadísimo letrólogo...

Pues, yo pienso... algunas veces pienso, sí, otras -la mayoría, he de reconocer- más bien divago y algunas veces más gusto de metaforizar. Procedamos...la vida como una partida de ajedrez. Yo juego como desde los seis años (hace ya veinte!) y además de jugar he visto muchas partidas. En torneos recuerdo que en las partidas de los más pequeños era típico que acordaran "tablas" (esto es, empate) y se fueran a jugar a otras cosas, a hacer yo no sé qué. Yo en torneos soy lenta pero leeenta; en excepcionales partidas juego sin pensar. Hay muchos que juegan así, con movimientos casi azarosos... un poco a lo que voy (es que, verá, mi estimado letrólogo, esto sería mejor platicadito, y sería mejor platicadito con un café, le invito uno cuando usted guste)es a que el ajedrez se supone que es un juego que implica profunda reflexión, análisis, método, previsión, estrategia, etcéteras varios análogos, pese a ello el mundo del ajedrez está sobrepoblado de gente que cree que sabe jugar ajedrez pero en realidad no sabe jugar ajedrez, sólo sabe qué movimiento corresponde a cada pieza y reglas muy generales!... mi punto es que, yo dudo muchísimo, casi tengo la certeza completita de que la gente que juega ajedrez, que vive, sin pensar no disfruta tanto la vida, la partida como nosotros los amantes de rompernos la cabeza.

P.D. Aprovechando lo ya extenso del comentario agrego: Jesé, nunca te lo he dicho en persona y por escrito no recuerdo si lo he hecho: te estimo bastante y te respeto más. ´

P.D.D. Lo del café es en serio.

Posdata que promete ser la última. Me disculpo si lo expuesto está mal redactado; verás, en estas pequeñas ventanas me invade siempre la paranoia de que el texto completo se pierda en algún guiño de la pantalla y sus múltiples ojos interiores.

Emilia Eloísa.

Mely dijo...

Yo pienso que pensé que pensaba...

La verdad cada vez que me pongo a pensar suelo complicarme la existencia, no sé por què. Como quiera de vez en cuando suelo hacerlo, aunque sea pa darle algo de ejercicio a mis neuronas que me vuelven neurótica. jejeje.

Bezo bezo...