Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

12.12.08

Odio los fines de semana

-Odio los fines de semana -dijo, queriendo impresionarla.
-¿Por qué? Vamos, deja de refunfuñar y ayúdame con las bolsas.
Llevaban todo el día haciendo las compras y Julio no lo soportaba más.
-Los fines de semana suelen ser tristes. Sólo leo y juego un poco poker con los amigos.
-Deberías salir a divertirte.
-¿Qué es la diversión?
-La diversión es pasarla bien con tus amigos.
-Entonces, por definición, ¿no puedes divertirte con tu pareja?
-Claro, pero no es precisamente una diversión de fun fun fun, de jijijijis y jiasjiasjias.
-Entonces contigo, ¿me divierto o me aburro?
Cecilia lo volteó a ver con una mirada de te corto la cabeza en un parpadeo.
-Te doy otra oportunidad. ¿Qué es la diversión?
-Divertirse es sentir alegría mientras realizas una actividad de cualquier tipo.
-Vale, me parece una mejor definición. ¿Qué es lo contrario de la diversión?
-El aburrimiento.
-¿Y de la tristeza?
-La alegría.
-Bueno.
-¿Bueno? ¿Así sin más vas a dejar de molestar?
Cecilia empezaba a emocionarse.
-Ya no sé qué decir, en realidad. Sólo quería tener un tema de conversación. Odio no tener un tema de conversación.
Silencio.
-¿Ves? Si no digo nada tú dejas morir la plática.
-Julio, sé que tienes algo más que decir. Dilo.
-No, no lo tengo.
-Sí lo tienes. Dilo.
-Está bien, tendré que inventarme algo. La verdad es que no sé cómo divertirme. Es la puritita verdad. Si te digo que yo puedo verme en el espejo y pasármela bien con mi reflejo vas a decir que estoy chalado, joer. Todo el mundo habla de que una fiesta, que la reunión, que el chitchatchitchat pero yo nomás no puedo. Mira, por ejemplo, fíjate en Andrés. Todo el mundo piensa que es simpático pero lo veo y me revuelve el estómago. Preferiría estar debajo de la cama antes que tragarme el vómito que tiene de aliento.
-No me salgas con eso. Todos saben cómo divertirse. Es por naturaleza. Viene en tus genes. Es como si no supieras ir al baño o hablar.
-Pues precisamente eso. La diversión es algo socialmente aprendido, como ir al baño y hablar. Tal vez nunca he visto a nadie realmente divertirse y por eso no sé cómo hacerlo.
-Cariño, si hemos salido montones de veces y tus risas se elevaban hasta la estratósfera. ¿Recuerdas la fiesta del 21? Te reías y reías.
-Pero reír no es lo mismo que divertirse, Cecy girl con signos de admiración por todos lados. Reírse es un acto espontáneo, veo algo chistoso y me río, escucho un chiste y me río, veo a Ed con un montón de gel en el pelo y me río. Easy. Divertirse es un proceso que se construye. Si digo "fue una noche divertida" no significa que ocurrió un sólo hecho aislado que me pareció gracioso, sino que en el transcurso de la noche pasó una cosa tras otra tras otra que en su conjunto mereció el mote de divertido. Y eso nunca me ha pasado.
-Pues necesitas salir más, cariño.
-He salido lo necesario.
-He de decirte que yo sí me he divertido.
-Sí, porque no has estado conmigo. Siempre tienes esos relatos maravillosos, marvelous, darling, donde tú y no sé quién estuvieron hablando y bailaron y fumaron y tomaron y después él te ha dado un beso y se la pasaron hortelanas juntos. O cuando me hablas de tus amigas, de la discoteca, del tipo que las miraba lascivamente, del héroe salvador que ha llegado con sus puños metálicos, del polvo, de la magia. Todas son veces que no has estado conmigo. Tengo dos teorías.
-Vaya, otra vez viene el teórico de pacotilla.
-Gracias por preguntar. La primera es que en realidad no te divertías en el momento, sino después de que todo pasara. Es algo simple. El jugador nunca disfruta la victoria en el momento, sino hasta que ha ganado. Por eso después todo parece de lo mejor, de lo más lindo, chevere y nos vamos a casa con la lotería en los bolsillos.
-Entonces, según tú, ¿nadie se divierte? ¿Nadie pasa un rato agradable con los amigos?
-Sí lo hacen, pero difícilmente como para contarle a sus amigos. El Chale, ¿te acuerdas del Chale?
-Sí, claro, ¿qué tiene?
-A él nunca le pasan cosas. Te lo juro, he salido como treinta millones de veces con él y nunca nos sucede nada. Pero deberías verlo hablar. Si una chica lo voltea a ver él dice que la sedujo. Si un tipo le presume los bíceps él dice que estaba listo para enterrarle un cuchillo. Se inventa todas las historias y es lo que nosotros hacemos también: inventarnos las historias para que sean más interesantes, las historias de nuestras vidas. Nadie se divierte en sí, per se, lo único que pasa es que hacemos las cosas más lindas, más cosas y más lindas.
-Ok. Bueno, pero cambiemos de tema.
-Eh, ¿y no me vas a preguntar por mi segunda teoría?
-¿Y...?
-La segunda es que tal vez yo distraigo a la diversión, yo soy el polo igual en el imán y por eso no se me acerca. Vale, Cecy, que debes darme el beneficio de la doubt, y admitir que de perdido tengo carisma.
-Eres un amargado, séptimo mes. Pero me divierto contigo. Eres un dechado de conversación, una tras otras una tras otra, left, right. Sí. Tal vez no te diviertes porque eres demasiado divertido y uno se la pasa bien contigo pero tú no te la puedes pasar bien contigo mismo, sería ilógico. Uno suele odiarse un poquito, a veces, tendemos a ser nuestros enemigos públicos número uno. Eres divertido de una manera egoísta. ¿Ya está bueno?
-Ya, sólo porque me das en mi ego. ¿Lo dijiste para que me callara?
-Sí. Y para que me ayudaras con las bolsas.
-Odio los fines de semana.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta :).

Emilia Eloísa.

εїз ℓσяє εїз dijo...

me hiciste pensar mucho en què es la diversiòn.... ahora estoy en un dilemaaa...
saludines jesè
que andes bien
ahi cuando me signe a publicar algo pasa a comentar jja, mi blog està en agonia ...

Anónimo dijo...

Me gustó.

Lo que no entiendo es por qué intercalas palabras en inglés..

micke torres dijo...

Algo platónico, pero muy divertido. No puedes negarlo, porque en el momento en que iba leyendo disfruté cada chispazo de varios que se fueron conectando hasta formar algo muy divertido, según tu definición jajaja