Dale al play si quieres escuchar.

Now playing: Extreme ways, compuesta por Moby, no sé quién interpreta

29.3.09

Las chicas que sonríen


A veces miro a los ojos a las chicas que sonríen y pienso, Qué afortunadas, ellas. Qué afortunadas ellas que jamás tendrán algo de qué arrepentirse y que, aunque lo tuvieran, jamás lo harían. Qué felices son las chicas que sonríen porque nunca han visto los ojos de alguien que tenga alma. Qué dichosas son ustedes por tener los ojos llenos de lágrimas y mantenerlas allí, en espera de un alfiler que perfore el gotero. Cuánta esperanza hay en sus palabras, cuánta ingenuidad tienen los roces de sus labios, precioso vaivén hay en sus cabellos, musas valientes que inspiran a la mayor de las velocidades. Qué seres tan irreales, qué personajes tan llenos de luces, qué mejillas tan sonrojadas. Qué belleza que se les esconde detrás de vuestras conciencias, qué soplo del aliento, qué vida coloreada. Ojalá nunca conozcan el arrepentimiento, el dolor que carcome, el insomnio matutino, el sabor de un despertar igual al anterior, el recuerdo de una foto que no miente, la mirada fija de un reclamo silencioso. Si de algo os sirve, cierren los ojos y vayan por allí, contagiando al mundo y saboteando a todo aquel que desee mostrarles la pena. Mientras, confesando en el tribunal eterno, dejaré que las hojas caigan aunque ya estemos en primavera.

27.3.09

Pueblo chico, trama enredada

John se acaba de mudar de la ciudad y conoce a su amable vecino, Jerry, quien vive en unos monos departamentos frente a su casa.
En su primer día de clases conoce a Loretta y se enamora perdidamente de ella.
También se hace amigo de George, un amable chico que le enseña la escuela, y de Lucy, una mujer que es más inteligente de lo que parece y que tiene la maña de acomodarse los lentes como una posesa.
Loretta tiene una hermana gemela, Lorena.
Jerry tiene una hermana, Melissa.
Lorena está secretamente enamorada de John.
Lucy está enamorada de George.
John se enamora de Loretta, pero Loretta es novia de Jerry.
Lorena vive en otro de los departamentos frente a casa de John. Entonces Lorena es vecina de John y de Jerry.
George odia a Jerry. Antes eran los mejores amigos pero Jerry, por accidente, atropelló al perro de George y éste nunca se lo pudo perdonar.
George trata de enamorar a Melissa para vengarse de Jerry. Melissa es tímida y está enamorada de su hermano (porque es su medio hermano) pero nadie lo sabe excepto su diario. El diario cae en manos de Lorena. Lorena, en una segunda temporada, lo usa para chantajear a John para que salga con ella.
John se siente mal por estar enamorado de la novia de Jerry pero no entiende por qué Loretta le coquetea: Loretta que en realidad es Lorena pero que confunde.
Lorena, para poner celoso a John, besa a Jerry a espaldas de Loretta y estando segura de que éste no la deltara. Jerry no se da cuenta, aunque sospecha que algo está pasando.
Lucy odia a Loretta porque hace sufrir a su amigo John y pretende enamorar a Jerry para quitarlo del camino. Jerry descubre su homosexualidad y se enamora de John, pero no quiere que George se dé cuenta, así que le pide a Melissa que salga con George. Melissa, con tal de complacer a su medio hermano, lo hace y en el camino se enamora de John.
Jerry termina con Loretta.
George sale con Melissa.
Estando Loretta libre, John trata de salir con ella pero ella quiere estar con su hermana Lorena y se muda frente a su casa, al lado del departamento de su ex.
Final de temporada: Jerry le confiesa su amor a John. John le confiesa su amor a Loretta. Lorena le confiesa su amor a John. Melissa le confiesa su amor a John (el amor hacia su medio hermano se revelará en la segunda temporada). Lucy le confiesa su amor a George. Jerry le regala un nuevo perrito a George.

2.3.09

Confesiones

Debo confesar que carezco de recuerdos.
Murieron mientras vacacionaba, dicen los otros. Dice la historia que un volcán los convirtió en cenizas tan rápidamente que no tuvieron oportunidad de moverse. Y a partir de ese momento he trabajado duro para demostrarles a los demás que tengo recuerdos. Pero no, no los tengo. Mis experiencias son copiadas, mis anécdotas son inventos, cada cosa que digo es la opinión de alguien más.

Debo confesar que me he estado cansando demasiado.
Paso el día acostado, viendo películas o leyendo. Mi espalda sufre los daños y duermo de día pero en las noches la pesadumbre me acosa. Ahora mismo, mi cama se ha hartado de mí y me ha echado del colchón. Prefiere dormir sola. Permitió, eso sí, que me quedara con una colcha y con la sábana. Estoy al lado de ella y ella, indiferente, permanece inmutable, con el respaldo atrás y todo. Para vengarme he prendido la luz y he empezado a escribir. No podrá dormir. Al igual que yo.

Debo confesar que he estado viendo a un doctor en secreto.
El doctor no sabe mi nombre y sólo pregunta qué tengo. Para él, soy la persona más importante del mundo. Lo único que quiero es que me escuche, así que cada día llego con una nueva enfermedad o una fractura. Me golpeo el dedo con un martillo, dejo caer un ladrillo sobre mi pie, estrello mi cráneo contra el suelo. El doctor me regaña y dice que tenga más cuidado. Yo hago como que me siento apenado, finjo ser el hombre valiente y no grito con las inyecciones. Pero cuando me tiende su mano y me despido de él, lo único que puedo hacer es mirarlo con nostalgia. Aunque creo que él no se da cuenta.

Debo confesar que me degrado cuando estoy triste.
De verdad. Antes medía más de tres metros y la última vez que usé la regla sólo alcanzaba los dos metros. Mi joroba ya no aguanta a mi espalda y siempre entran en conflicto. Nadie puede mediar entre ellas. Yo, mientras tanto, me hago adicto a cambiar de canales y me conformo con la serie que he visto mil veces. Poco a poco mi cuerpo va desapareciendo pero guardo silencio. A mi alrededor, el mundo también calla. Estábamos equivocados y resulta que sí, el hombre es una isla.